fbpx

Pocas palabras dan más miedo y no es para menos. El cáncer es una de las principales causas de muerte en adultos, pero si hablamos de cáncer infantil el miedo pasa a terror. El sufrimiento que produce imaginar a un niño yendo de tratamiento a tratamiento desde pequeñito angustia mucho tanto si eres padre como si no, pero la realidad es que existe y no mirarlo no va a hacer que desaparezca.

Por desgracia, en medicina hay muchas cosas que todavía no conocemos. Precisamente este año todos hemos sido testigos del peligro que supone la aparición de una enfermedad nueva y desconocida. No tener tratamiento, no conocer las causas, no conocer las vías de transmisión… La ignorancia puede ser más devastadora que la propia enfermedad.

Con ese muro que supone el desconocimiento se enfrentan a diario multitud de familias. En torno al cáncer infantil hay muchas incógnitas. Si ya lo hay en el caso de los adultos, cuánto más en el caso de los niños que no han tenido tiempo de que los factores ambientales como la contaminación o los hábitos de vida les afecten.

También este año estamos siendo testigos de la importancia que tiene la financiación en el campo de la investigación. Si tengo que resolver un problema y, en lugar de una persona buscando la solución, puedo tener dos… Es lógico pensar que lo resolveré antes. Si además, esas personas tienen buenos equipos para trabajar, más todavía y si en lugar de dos personas puedo disponer de varios miles… No tardaré en encontrar la solución.

Parece lógico pensar que, si el cáncer infantil es una de las principales causas de muerte en menores, se deberían destinar muchos recursos a dar con la solución, pero no es así. Por desgracia, la ciencia en nuestro país no está muy bien valorada y los investigadores y científicos trabajan en muy malas condiciones. Con el objetivo de cambiar esta situación nació la Asociación Pablo Ugarte, APU para los amigos. ¿Os gusta su logo? Os animamos a entrar en su web para conocer su historia.

Pablo Ugarte es uno de esos niños que tuvo la mala suerte de sufrir un cáncer. Él no luchó, ni perdió ninguna batalla. Debemos hacer el esfuerzo de evitar el lenguaje combativo o bélico que convierte a los supervivientes en ganadores y a los que no se curan en perdedores. El cuerpo de Pablo se convirtió en un campo de batalla sobre el que él no pudo actuar.

Desde entonces sus padres decidieron luchar, esta vez sí, para que otros niños pudiesen tener mejores oportunidades y crearon esta asociación para ayudar en la investigación contra el cáncer infantil… Y vaya si lo han hecho ¡Actualmente es la asociación que más dinero dona en España!

¿Y por qué os contamos esto? Pues porque desde la juguetería de libros no podemos vivir ajenos al sufrimiento de nuestros clientes más queridos y hemos decidido donar un 5% de las ventas online durante la semana del 7 al 13 de diciembre. Además, de manera presencial se podrán hacer donaciones individuales. La cantidad es lo de menos, como dicen en la APU…

Muchos pocos hacen un gran todo.

 

¡Gracias por leernos y, en esta ocasión más que nunca… Gracias por compartir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *