La metodología en las aulas está cambiando día a día. Poco queda ya de las antiguas clases magistrales en las que el profesor se valía únicamente de la pizarra para apoyar su lección. Cada vez se incorporan más medios y recursos a las aulas. Gracias a la tecnología, se puede enriquecer muchísimo una clase. Videos, gráficos interactivos, material de apoyo a disposición de los alumnos, etc.

Pero no solo se ha mejorado en términos de enriquecimiento del material. También ha cambiado la dinámica en el aula. Se ha pasado de un modelo en que el profesor era el que emitía un mensaje y los alumnos rara vez intervenían a uno mucho más participativo donde vemos como, a través de distintos sistemas, se consigue que el aprendizaje sea mucho más colaborativo y se vaya estimulando más la capacidad de los alumnos para deducir, cuestionar y debatir sobre los distintos conceptos que se plantean en la clase.

Fotografía de una clase tradicional en la que una profesora da una clase magistral a sus alumnos.

En este mundo en que la información está al alcance de la mano es muy importante que nuestros hijos aprendan a desenvolverse y, sobre todo, a tener recursos y herramientas para buscar lo que necesiten, pero, sobre todo, para valorar y diferenciar que fuentes son veraces y cuales no.

Con el fin de potenciar esa autonomía e independencia en los alumnos, cada vez más profesores apuestan por el aprendizaje basado en proyectos. Un estilo de enseñanza que, si bien no es nuevo, cada vez está tomando más fuerza. Si tuviera que destacar algo de este modelo sería la transversalidad. Mediante él, se consigue que el protagonismo se centre en un proyecto y, de manera secundaria, se apliquen multitud de conocimientos, herramientas, recursos y materias distintas para conseguir ese objetivo.

Además, se potencian habilidades como el trabajo en equipo, la toma de decisiones, la creatividad, la proactividad o la divulgación del conocimiento. Un verdadero experto en este tipo de dinámicas es Carlos Lobato. Divulgador científico y profesor de biología que ha desarrollado distintos proyectos tomando como eje central la ciencia que hay detrás de los pokemón o la genética de juego de tronos, entre otros. Os recomiendo muchísimo que veáis sus presentaciones y charlas pues son un claro ejemplo de este tipo de enseñanza.

Fotografía de Carlos Lobato.

Yendo un paso más allá tenemos un estilo de aprendizaje que es de aprendizaje y servicio, que busca enfocar este tipo de proyectos para dar un servicio a la comunidad. Además de todos los beneficios que hemos mencionado antes, conseguiremos que los alumnos se involucren en su comunidad, sean conscientes de las necesidades que les rodean y, por supuesto, estaremos dando un servicio social.

En esta línea de educación podemos encontrar una serie de libros que buscan incentivar este tipo de aprendizaje transversal. Toman como eje central un concepto o temática que interese a nuestros hijos y, valiéndose de ella incluyen un montón de conceptos y herramientas realmente interesantes. Son unos muy buenos recursos para fomentar la curiosidad y el interés genuino por el conocimiento sin mayor objetivo que el de aprender.

¡Muchas gracias por leernos!

Así se hacen las cosas

Estos dos libros explican el proceso de fabricación de distintos objetos cotidianos, pero no se limitan al punto final. Se remontan a la obtención de las materias primas y aprovechan todo el camino para tratar multitud de temas diferentes. Su formato desplegable lo hace especialmente atractivo.

Quiero ser narrador de historias

¿Te has preguntado alguna vez que hay que hacer para ser escritor? ¿Qué formación tiene un autor de cómics? En esta guía se da una visión muy amplia de varias profesiones relacionadas con la escritura y, a través de ellas y con materiales complementarios, se invita a profundizar en cada una de ellas.

Más info

Quiero ser una estrella

Siguiendo la misma dinámica que el anterior título, en este se analizan las carreras relacionadas con las artes. Cantante, pintor, actor, etc.

Cuenta con distintos materiales como gafas, entradas o tarjetas para que la experiencia sea más inmersiva.

Más info

Así se crea el arte

Plantea a tus peques como se organizaría un concierto, que hay detrás de una obra de arte o que hay que hacer para grabar una película y, valiéndote de esos proyectos, fomenta su creatividad, espíritu crítico e independencia.

Más info

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *